Logotipo Perfiles, actualidad e información social. Ir a página de inicio

Menú

Ángel Martín, humorista

“Remontar después de que algo te parta en dos es solo el principio de la historia”

En el año 2021, Ángel Martín nos sorprendía al revelar que había estado ingresado en un psiquiátrico, experiencia que recogía en el libro Por si las voces vuelven. Tres años después, el humorista vuelve a mostrarse a corazón abierto en Detrás del ruido, un relato en el que explica en primera persona cómo logró reconstruirse y, lo más importante, cómo consiguió no volver a romperse.

Por Meritxell Tizón

28/02/2024
Ángel Martín

Con más de 500.000 lectores y 19 ediciones, Por si las voces vuelven se convirtió en todo un fenómeno editorial. Pero eso no fue lo más importante sino el hecho de que contribuyera a visibilizar los trastornos mentales.

Tres años después de aquella publicación, Ángel Martín vuelve a mostrarse a corazón abierto en su libro Detrás del ruido, una obra cargada de honestidad y emoción en la que narra el proceso de reconstrucción personal que tuvo que llevar a cabo desde que salió de aquel psiquiátrico y cómo ha logrado mantenerse a lo largo de todo este tiempo. Porque, tal y como afirma su autor, “remontar después de que algo te parta en dos es solo el principio de la historia”.

Escalar dos montañas

El humorista admite que los seis años transcurridos desde aquel ingreso en el hospital psiquiátrico han sido “movidos”, sobre todo los tres primeros, que fueron “los más intensos y donde se produjeron los cambios más grandes para tratar de remontar”. Pasado este tiempo y, “una vez consigues ubicarte y empiezas a construir de forma más consciente y tomando decisiones basadas en las cosas que de verdad te interesan y te apetecen y están en línea con lo que quieres hacer y ser”, todo empieza a resultar más sencillo.

El proceso no ha sido fácil. De hecho, confiesa que ha tenido que escalar dos montañas: la primera, descubrir cómo hacía para recuperarse y estar bien y, la segunda, cómo evitar volver a caer, una montaña que todavía sigue escalando.

“Mientras haya gente a la que le dé apuro mencionar abiertamente ciertas cosas, el tabú todavía está”

Cuando le preguntamos cuál le ha costado más ascender, responde que, aunque son muy distintas, si tuviera que puntuar cuál es más compleja sería la primera. “Remontar siempre es mucho más complicado porque lo tienes que hacer, generalmente, desde un lugar en el que estás convencido de que no tienes fuerzas para nada y que va a ser imposible conseguirlo”, reflexiona.

Ángel Martín 3
En su libro, Ángel Martín trata de explicar cómo logra enfocarse en los sonidos que "realmente sí te dan pistas sobre lo que probablemente quieres ser y construir”. © Javier Ocaña.

Respecto a mantenerse, reconoce que tiene la dificultad de que es un trayecto muy a largo plazo: “No va a haber un día en el que digas: ‘ya está, puedo despreocuparme’. No. En el momento en el que te despreocupes de ciertas cosas es para que todo el ruido vuelva y vuelvas a empezar a actuar otra vez por inercia, sin pensar, y todo lo que hayas resuelto llegue un momento en el que te des cuenta de que estás en el mismo punto que estabas”, señala.

Detrás del ruido

Pero ¿a qué ‘ruido’ se refiere exactamente Ángel Martín y cómo es posible evitarlo? “Creo que prácticamente todos tenemos en la cabeza un montón de ruido que no sabemos a qué se corresponde”, responde el monologuista cuando le planteamos esta pregunta.

Según dice, cuando habla de ruido se refiere a “pensamientos que no sabemos muy bien de dónde proceden ni que intención tienen; sensaciones tratando de arrastrarte a lugares de inseguridad, tristeza, miedo, ansiedad, etcétera, y que muchas veces no sabes muy bien por qué nacen, si te lo estás provocando tú a propósito, simplemente están ahí porque forman parte del pasado o de miedos del futuro o si hay alguien o algo que te está generando todo ese caos en la cabeza”.

En su libro, trata de explicar precisamente cómo logra “bajar el volumen de todo ese ruido que no sirve para nada” y enfocarse en “los sonidos que realmente sí te dan pistas sobre lo que probablemente quieres ser y construir”. Algo que no es fácil de conseguir y que, reconoce, provoca cansancio aunque, “como de repente sabes por qué estás haciendo las cosas y todo lo que haces tiene una intención y un porqué, tiene una recompensa muy grande”.

Además, advierte, prestar atención al ruido no significa que uno no se vaya a equivocar. “Te vas a equivocar muchas veces y meterás la pata. Y, de repente, habrá cosas que no salgan como esperes”. Eso sí, cree que la ventaja es que, como sabes el motivo por el que estabas tomando esa decisión, si no sale como esperas puedes comprobar qué no has tenido en cuenta: “Aprendes la lección, lo incluyes en la siguiente vez que tendrás que enfrentarte a algo, y es más fácil que las cosas salgan como esperabas”.

Los jóvenes

Todos los expertos hacen hincapié en que las enfermedades mentales se han convertido en la gran pandemia de nuestro siglo, una situación que es especialmente preocupante en el caso de las personas jóvenes.

Ángel Martín señala que es evidente que estamos haciendo algo mal, no ya como sociedad sino como adultos. “Creo que lo que ocurre con las generaciones más jóvenes igual es que nosotros, los adultos, nos estamos desentendiendo un poco, como si no fuera asunto nuestro”, asevera.

Acabar con el estigma

El humorista tiene muy claro que es importante que personas con relevancia pública como él den el paso de contar su experiencia. Por un lado, porque sirve para ayudar a los que puedan encontrarse en la misma situación. También es necesario porque ayuda a acabar con el estigma que, a su juicio, todavía rodea todo lo relacionado con los problemas de salud mental.

“Mientras haya gente a la que le dé apuro mencionar abiertamente ciertas cosas, eso significa que el tabú todavía está”, reflexiona, al tiempo que deja claro que, en estos casos, el problema no lo tiene la persona a la que le da vergüenza reconocer que está pasando por estas situaciones, sino quien no es capaz de escucharlo. “Si tú no eres capaz de escuchar, sin cambiar de actitud, que alguien haya sido ingresado en un psiquiátrico, que esté yendo al psicólogo o que le hayan diagnosticado cualquier cosa, el problema lo tienes tú”, afirma.

Sobre el futuro, le preguntamos si, tras todo lo vivido estos últimos años, ha reorganizado sus prioridades y, en caso de ser así, cuáles son estas ahora. “Mi prioridad es estar bien yo, tener muy claro el motivo por el que tomo las decisiones. En cuanto aparece algo que me hace sentir mínimamente regular, mal o extraño —continúa Ángel Martín— parar en seco y no seguir hasta que descubro exactamente de dónde nace esa sensación, si puedo poner remedio, ponérselo, y, si no puedo, pues asumir que no puedo hacer nada y ya está. Y tener calma, mucha calma”.

Continúa Leyendo

Volcán de La Palma, durante la erupción.
Sociedad

La Palma, casi diez mudanzas en dos años

Por Aday Sánchez

Leer artículo: La Palma, casi diez mudanzas en dos años
Juan Antonio Pedreño, presidente de la patronal española CEPES.
Opinión

La mesa de diálogo social tiene que contemplar a la economía social

Por Juan Antonio Pedreño, presidente CEPES

Leer artículo: La mesa de diálogo social tiene que contemplar a la economía social
José Manuel González Huesa, director de Perfiles.
Opinión

Nuevo 'Perfiles', nuevos tiempos

Por José Manuel González Huesa, director de Perfiles y director general de Servimedia

Leer artículo: Nuevo ‘Perfiles’, nuevos tiempos
Reaprender lo aprendido.
Sociedad

Reaprender lo aprendido

Por Patricia Encinas

Leer artículo: Reaprender lo aprendido